viernes, 28 de febrero de 2014

Fresas rellenas de nocilla


Si hay algún matrimonio que funcione para toda la vida son las fresas y el chocolate. Esta receta es muy sencilla y rápido de preparar, lo que lo llamo "receta express". Además seguro que sorprende a todos los comensales, os aseguro que les encantará. Así que si tienes invitados y no tienes tiempo para cocinar o no te quieres pringar mucho en la cocina, este postre es perfecto.
En casa nos gusta tomarlas acompañadas de una copa vino (para rematar). Para mi tomar el postre sin vino, es como sentarme en una silla coja.

La idea la vi en el Blog de Ole tus fogones, pero yo la he modificado un poco, simplemente he cambiado la nutella por nocilla y no le he añadido coco. Gran blog, os recomiendo que le echéis un vistazo. 


Ingredientes

  • 1/4 de fresas y nocilla al gusto

Elaboración


Lavamos muy bien las fresas y las secamos con cuidado.

Le quitamos las hojas y la corona de arriba, con la ayuda de un cuchillo las vaciamos un poco. Recuerda que mientras más las vacíes más nocilla entra. Pero con que quites un poquito es suficiente.

Ahora solo queda rellenar las fresas con  nocilla con la ayuda de una cuchara pequeña.  

Espero que os guste tanto como a nosotros. 


Artículo escrito por | Ikiya
Fuente de inspiración | Ole tus fogones


jueves, 27 de febrero de 2014

Brócoli con puré de patatas y salmón ahumado‏



Hoy os traigo una receta muy sencilla con un toque diferente. Quizá a algunos no os guste el salmón, pero podéis cambiarlo por otro ahumado o incluso por unos taquitos de jamón serrano.


Ingredientes

  • 2 patatas hermosas, leche, sal gorda, pimienta, brócoli, salmón ahumado  y aceite de oliva


Elaboración

Ponemos a cocer las patatas con la piel durante unos 35 minutos en agua con sal gorda. Antes de sacarlas, las pincharemos con un cuchillo para saber si están listas. Las dejamos templar y las pelamos. Machacamos con un tenedor si no tenemos un pasapurés. Añadimos un poco de leche y batimos. Incorporamos la pimienta recién molida, un chorrito de AOVE y rectificamos de sal.


Mientras que cocemos las patatas, podemos aprovechar para hacer el brócoli al vapor. Separamos los ramilletes y los ponemos en un cestillo sobre la olla con las patatas. En unos 10-15 minutos estará listo. Según lo "al dente" que nos guste.


Ya sólo nos queda montar nuestro plato. Podemos usar un aro de emplatar para colocar el puré y luego rodear con el brócoli y el salmón.

Consejo

Podéis añadir mantequilla al puré si es que os gusta. Yo prefiero la leche para no añadir muchas calorías y para que esté suave.


Artículo escrito por | Á. Ruiz

jueves, 13 de febrero de 2014

Discos de morcilla con piñones sobre crema de manzana


Todos sabemos que la morcilla tiene mucha grasa, pero también contiene mucho hierro y de vez en cuando no pasa nada por comer un poquito, sobretodo si eres propenso a padecer anemia. Y además tiene el valor añadido de que está tan rica...a mi me encanta de muchas formas. 

Una de las formas que más me gusta comer la morcilla es untada en un mollete calentito por la mañana. Aunque os voy a contar una anécdota, durante un tiempo me dio por desayunar esto y tenía que hacerme una revisión médica rutinaria y me salió el colesterol por las nubes. Así que es la prueba de que solo debemos comerla ocasionalmente. 

Bueno os dejo la receta de los discos de morcilla sobre crema de manzana que seguro que os encanta, porque el contraste es espectacular. 


Ingredientes (para 4 personas)


- Para los discos
  • 16 obleas de empanadillas, 1/2 morcilla fresca, 1/2 bote de confitura de cebolla, 1 puñado de piñones y 1 clara de huevo.

- Para la crema de manzana
  • 2 manzanas, 2 cucharadas grandes de azúcar, 200 ml de agua , 1/2 piel de limón, 1/2 Palo de Canela, 1 yema de huevo, 1/2 cucharada de Maicena, 5 gr de Mantequilla y 100 ml. Leche entera

Elaboración


Comenzamos haciendo la crema de manzana.

Lavamos, secamos y ponemos en un cazo las manzanas peladas y troceadas. Añadimos el azúcar, el agua, la canela y la piel de limón. 

Ponemos al fuego, llevamos a ebullición y dejamos cocer durante 20 minutos, o hasta que se reduzca a un tercio el agua. 

Retiramos, colamos y mezclamos con la leche. Incorporamos a esto la yema de huevo y batimos. 

Echamos la mantequilla en un cazo y ponemos a fuego medio, en cuanto se deshaga incorporamos la maicena. Removemos con la ayuda de unas varillas, retiramos del fuego, vertemos la mezcla de la leche y removemos hasta que se integren todos los ingredientes, volvemos a colocar unos segundos al fuego y, sin dejar de remover, esperamos a que coja temperatura (sin que en ningún momento llegue a hervir) y consigamos una crema homogénea y sin grumos. 

Retiramos y dejamos enfriar, antes de usar esta deliciosa crema de manzana.

Mientras se cuecen las manzanas preparamos el relleno de los discos

Es muy sencillo, solo tenemos que poner un chorrito de aceite en una sartén a fuego medio-bajo. Incorporamos la morcilla troceada y dejamos que se dore un poquito, no debemos pasarnos, porque si no quedará muy seca. Cuando hayan pasado como 4-5 minutos, le agregamos la cebolla confitada y los piñones y removemos muy bien hasta que esté todo bien ligado. Dejamos reposar un poco para que no esté demasiado caliente.

Cuando el relleno se haya templado ponemos una oblea de empanadilla, un poco de relleno y otra oblea encima, cerramos muy bien con la ayuda de un tenedor.

Vamos colocando los discos en una bandeja de horno sobre papel vegetal (papel de hornear). Cuando tengamos los ocho discos preparados, batimos un huevo o una clara de huevo y con esto pintamos las empanadillas por la parte superior.

Ya podemos introducir los discos en el horno a 180 ºC, durante 14 minutos o hasta que veamos que están dorados.

Montamos el plato

Ya solo falta montar el plato, para ello ponemos en el fondo del plato un poco de crema de manzana. Y sobre esta 2 discos por persona. Y decoramos con perejil o con cebollino.

Ya tenemos listo nuestro plato. Os aseguro que os va a encantar. ¡Qué aproveche!

Consejo


  • Una copa de vino tinto crianza le viene genial, y si te va lo dulce puedes probar con una copa de Pedro Ximénez, que también le irá de maravilla. 
  • Si te sobra crema, puedes guardarla para añadir a cualquier bizcocho.

Artículo escrito por | Ikiya

martes, 4 de febrero de 2014

Crema de piquillos


Si hay algo que me guste es una crema calentita para atemperar el cuerpo, sobre todo estos días que está haciendo tanto frío. Además me encanta hacer en grandes cantidades y así cuando llego del trabajo a casa solo hay que calentarla y listo. 

En esta ocasión he elegido una crema muy completa, que bien puede ser un primer plato, ya que contiene patatas. Por lo tanto es bastante rica en carbohidratos, perfecta para tomar unas horas antes de un entrenamiento, o simplemente para reponerse después de un duro día de trabajo. 

Ingredientes (para 4 personas)

  • 1 y ½ de de pimientos del piquillo cortados en tiras, 1 cebolla, 2 dientes de ajo, 4 patatas,  ½ vaso de vino blanco y 1,5 l de caldo de carne


Elaboración

Escurrimos los pimientos. Pelamos y picamos finamente la cebolla y los ajos. Pelamos las patatas, las lavamos y las cortamos en dados de tamaño regular. 

Ponemos al fuego un cazo con el caldo de carne.

Calentamos el aceite en una cacerola, añadimos la cebolla, salpimentamos ligeramente y rehogamos 7 u 8
minutos. Agregamos el ajo y, cuando empiece a dorarse, incorporamos las patatas y los pimientos. Regamos con el vino y dejamos evaporar.

Cubrimos con el caldo y cocemos, a fuego lento, 20 minutos. Ayustamos de sal y lo pasamos, primero por la batidora y luego por el pasapurés o el chino para que quede un puré más fino. También podemos triturarlo en la thermomix directamente. 

Repartimos la crema en 4 copas espolvoreamos con poco de orégano y decoramos con perejil y unas bolitas de mozzarella. 


Consejos

  • Servir muy caliente
  • Puedes adornar con huevo muy picado en lugar de la mozzarella, incluso con unas tiras de pimiento del piquillo. 

Artículo escrito por | Ikiya
Fuente de inspiración | Revista Cocina Fácil

sábado, 1 de febrero de 2014

Boquerones en escabeche


El escabeche es una forma de conservar los alimentos muy antigua. Se usaba con alimentos ya cocinados: una carne, unos boquerones fritos que habían sobrado y al hacerlos de esta manera aguantaban más. Siguiendo esta definición esto no es un escabeche propiamente dicho, porque además no lleva laurel ni zanahoria, dos elementos fundamentales en casi todos los escabeches. El resultado, sin embargo, es espectacular y el método es el mismo. 

Ingredientes


- Para los boquerones
  • 1/2 kg de boquerones limpios, 1 ó 2 tostadas por persona, 2 ó 3 tomates maduros
- Para el escabeche
  • 2 cebolletas, 1 cabeza de ajos, 10-12 granos de pimienta, 150 ml de vino blanco, 150 ml de vinagre de Jerez, 300 ml de AOVE, orégano y sal

Elaboración

Para el escabeche, ponemos a hervir en un cazo el aceite con el vinagre y el vino blanco. Cortamos las cebolletas en aros y añadimos. Agregamos los dientes de ajo sin pelar, el orégano y los granos de pimienta. Sazonamos y cocinamos todo a fuego suave durante 20 minutos. Reservamos el escabeche.

Limpiamos los boquerones y les quitamos las tripas, la cabeza y la espina central, de manera que queden en 2 lomos cada una. Las sazonamos y las colocamos (dejándoles la piel hacia arriba) sobre una fuente grande. Vertemos el escabeche por encima y dejamos macerar unos 20 - 30 minutos.

Coloca las rebanadas de pan sobre una placa de horno y tuéstalas hasta que se doren. También puedes usar el grill del microondas o la tostadora (así ahorrarás luz). Ponlas en un plato y úntalas con el tomate.

Yo suelo guardar algunas latas de conservas para presentar estas tapitas y quedan muy monas. Pones varios boquerones en la lata con su escabeche y lo acompañas de una o dos tostadas de tomate. ¡Están para chuparse los dedos!

Consejos 

  • Si te quedan boquerones los puedes usar para hacer una ensalada al día siguiente. Unos brotes tiernos, tomatitos cherry, los boquerones y en lugar de aliñar con AOVE y vinagre, aliñas con el escabeche. ¡Fantástico! 
  • Los ajos del escabeche los puedes pelar y servir como aperitivo. Quedan suaves y tiernos. No gustan a todos, pero si te gusta el sabor a ajo, adorarás estos.

Artículo escrito por | Á. Ruiz