domingo, 20 de julio de 2014

Cómo preparar una buena sangría



¿Dónde ha quedado esa buena sangría casera? Hoy en día si pides una sangría en un bar te plantan el botellín ya preparado, que sabe a cualquier cosa menos a lo que tiene que saber. Sin embargo, pides un gin tonic y tardan "3 horas" en prepararlo. Por Dios, un respeto a la sangría, que es la bebida del verano por excelencia de origen español desde hace miles de años, no la sometamos a la aniquilación. 

Os voy a contar como la preparamos en casa, que es de la forma más tradicional que conozco. 


Ingredientes

  • 3/4 partes de vino, 1/4 parte de gaseosa blanca o de limón, 1/2 melocotón, 1/2 pera, 1/2 manzana, cáscara de 1 limón, cáscara de 1 naranja, 1 rama de canela y 2 cucharadas de azúcar

Elaboración


Cortamos toda la fruta en taquitos y la añadimos a una jarra, cortamos la cáscara de limón y de naranja y la agregamos a la fruta cortada. Incorporamos la rama de canela y el azúcar. 

Ya que tenemos toda la base preparada solo tenemos que añadir los líquidos. Primero agregamos el vino, como unas 3/4 partes de la jarra y a continuación rellenamos lo que queda de gaseosa. Esta proporción puede variar según el gusto de cada uno, pero a nosotros nos gusta así. 

Ya solo falta remover muy bien y dejar un par de horas en el frigorífico para que macere la fruta con la bebida. 

Espero que disfrutéis de esta rica bebida, que va perdiendo adeptos con el paso del tiempo.

Besos. 


Consejos

  • También puedes añadir otras frutas, como plátano, albaricoque, incluso gajos de limón y naranaja
  • Servir en un vaso con hielo, se toma muy frío
  • No uses un vino muy malo, merece la pena utilizar uno que tenga algo de calidad, no es necesario que sea un reserva, pero basta con un crianza o uno joven, pero por favor, no le pongas uno de cartón. 

Artículo escrito por | Ikiya


domingo, 13 de julio de 2014

Gelatina de frambuesa


Si hay un postre sencillo, refrescante y rico es la gelatina de sabores. Está genial, porque es un postre muy ligero y digestivo. A mi en verano me encanta tener siempre en la nevera, por si me pica el gusanillo en el estómago, me como uno y me sacia un poco el habre. Solo contiene unas 60 kcal por 100 gramos. 

Al ser mayoritariamente agua, es un aperitivo muy hidratante. Se obtiene a partir de la hidrólisis del colágeno de la piel, cartílago, huesos y tejidos de animales y pescados. Por lo tanto protege los huesos y las articulaciones para prevenir lesiones articulares.

Así que ya sabéis que podéis llenar la nevera de gelatina fresquita.


Ingredientes

  • 1 bolsa de gelatina en polvo sabor frambuesa, 250 ml de agua fría y 250 ml de agua hirviendo


Elaboración


Es muy sencillo, lo haremos todo en 3 sencillos pasos: 

1. Disolvemos el contenido de la bolsa en el agua hirviendo, removiendo hasta su completa disolución.

2. Añadimos el agua fría y removemos.

3. Volcamos el líquido resultante en los moldes que vayamos a usar y dejamos enfriar en la nevera hasta que cuaje. 


Consejos

  • Podéis usar gelatina neutra y añadir zumo de frutas, así te ahorras los azúcares que puedan contener las gelatinas de sabores preparadas. 


Artículo escrito por | Ikiya

domingo, 6 de julio de 2014

Ensalada de Couscous‏


No sé si conocéis el blog de Loleta. A mí me encanta porque une dos de mis muchas pasiones: cocinar y viajar. En esta ocasión, la lectura de su post me llevó a preparar una rica ensalada de couscous, una preparación sencilla y estupenda a la que me aficioné en mi época melillense y que admite mil variantes. Le he cambiado algunos ingredientes, pero eso es lo bueno del couscous, que admite muchísimas preparaciones diferentes. ¡Anímate a preparalo porque es bien fácil, barato y rápido! Y además es perfecto para llevarlo en un tupper a la oficina o a la playa.


Ingredientes (para 4 personas)

  • Pasas, nueces, 250 gr de couscous, 250 gr de caldo, 150 gr de champiñones en taquitos, 100 gr de bacon, hierbabuena, vinagre balsámico, sal y aceite de oliva


Elaboración

Lo primero que tenemos que hacer es leer bien las instrucciones del fabricante de nuestro couscous. En este caso yo usé el de grano mediano de Gallo. Después, ponemos a hervir el caldo. Si no tenemos caldo, podemos usar agua y una pastilla de Avecrem. Cuando el caldo rompa a hervir, lo retiramos del fuego y añadimos el couscous para que se hidrate. Lo dejamos unos cinco minutos, añadimos un poco de aceite de oliva y removemos. 

Mientras tanto picamos los champiñones y los salteamos. Cortamos el bacon y lo freímos para que quede crujiente. No uséis aceite para freír el bacon, con su grasa es suficiente. Picamos las pasas, las nueces y la hierbabuena. Lo mezclamos todo y lo aliñamos a nuestro gusto con el vinagre balsámico, el AOVE y si queremos, un poco de sal. Recuerda el orden a la hora de aliñar: sal, vinagre, aceite. Es importante porque si ponemos primero el aceite, se formará una capa y el resto de sabores no penetrará bien. 

Lo ideal es dejarla reposar en la nevera para que los sabores se mezclen, así que es un plato perfecto para preparar por la mañana y tenerlo listo cuando volvemos de la playa o para hacerlo de un día para otro. 


Artículo escrito por | Á. Ruiz
Fuente de inspiración | Loleta