lunes, 16 de junio de 2014

Huevos rotos con jamón


Tenemos un país lleno de buenos productos, la dieta mediterránea es la mejor sin duda. Creo que debemos aprovechar los recursos que nos da nuestra tierra. Últimamente nos están llenando la cabeza de pajaritos, intentando inculcarnos que debemos comer productos como la quinoa, que no dudo que sean muy beneficiosos para el organismo, pero que en nuestro país no tenemos y que cuestan muy caros, además del rollo de tener que ir a una herboristería o tienda especializada para comprarlo. 

Seguramente en África no consuman jamón de España, no porque sea malo, sino porque son más listos que nosotros y aprovechan los recursos de su zona, ¿no se le ha ocurrido a nadie pensar que ellos están delgados porque recorren kilómetros para beber agua y que nosotros estamos mínimo 8 horas sentados delante de un ordenador?  

Desde aquí le pido a todos los dietistas, nutricionistas y demás personas que inculcan valores de nutrición que enseñen a la gente a comer bien sin arruinarse, que el otro día escuché a una amiga que su dietista le había dicho que tenía que comprar un pan especial que cuesta 5€. ¿Estamos locos o qué? 

Conozco gente que tiene alguna intolerancia alimentaria y que para ellas es un engorro tener que comprar comida en herboristerías. Así que no caigamos en el error de pensar que comiendo lo mismo que una persona de Etiopía vamos a estar tan delgados como ella. 

Come sano, haz deporte, aprovecha los productos de tu tierra y sé feliz. 

Bueno, no me lío más y os dejo la receta, que espero que la disfrutéis.


Ingredientes


  • 1 cebolla, 4 patatas medianas, 3 huevos, jamón en lonchas al gusto, aceite y sal 

Elaboración


En una sartén ponemos aceite suficiente para cubrir todas las patatas. Y lo dejamos que se vaya calentando a fuego medio. 

Mientras, vamos pelando las patatas, las lavamos y las cortamos en rodajas finitas. Cortamos también la cebolla, muy fina, ya que no queremos que se note, solo que de algo de sabor. 

Cuando el aceite esté caliente, vamos poniendo en la sartén, capas de patatas y cebolla, alternando, le echamos un poco de sal en cada capa y dejamos que se vayan haciendo. Las movemos de vez en cuando para que no se peguen ni quemen las del fondo.

Las patatas estarán hechas cuando al pincharlas estén blandas, que eso será a los 25-30 minutos, aproximadamente, depende de la calidad de la patata.

Escurrimos bien las patatas y en ese aceite podemos freír los huevos, a fuego suave. La yema debe quedar líquida, y la clara bien hecha. 

Ahora ya podemos comenzar a emplatar.

Ponemos en el fondo del plato las patatas, unas lonchas de jamón, y encima los huevos fritos.

Una vez en la mesa, rompemos los huevos y lo mezclamos todo muy bien.


Consejo


  • Escurre bien el aceite y no lo tires, guárdalo para otra ocasión en la que cocines patatas. 


Artículo escrito por | Ikiya

No hay comentarios:

Publicar un comentario