martes, 2 de abril de 2013

Magdalenas rellenas de nutella y pepitas de chocolate


Hace un par de años me regalaron para mi cumpleaños un libro de Xavier Barriga, titulado Magdalenas. Creo que es uno de lo mejores regalos que me han hecho, porque me pierde este tipo de dulces. De todas las recetas que vienen saqué la idea de hacer estas Magdalenas rellenas de nutella y pepitas de chocolate, que no aparece en el libro, pero me gusta poner mi granito de creatividad en las recetas.


Ingredientes


  • 125 g de huevo, 175 g azúcar, 1 cucharada de azúcar avainillada, 60 ml de leche, 190 ml de aceite de oliva suave, 210 g de harina floja, 7 g de levadura química, una pizca de sal, 100 g de pepitas de chocolate y 60 g de nutella.

Elaboración 


Primero empezamos batiendo los huevos, el azúcar y el azúcar avainillado. Y sin parar de mover, vamos añadiendo la leche. A continuación vamos echando el aceite poco a poco.

Mezclamos a parte la harina con la levadura y la sal. Ahora ya podemos añadirle esta mezcla al preperado anterior, con la batidora en marcha lenta. 

Cuando tengamos una masa homogénea, batimos a velocidad rápida durante 2 ó 3 minutos.

Tapamos la masa con un paño y la dejamos reposar en la nevera durante  1 hora como mínimo. Pasado este tiempo, removemos enérgicamente la masa con la batidora.

Precalentamos el horno a 250 ºC.

Llenamos el fondo del molde con la masa, hasta 1 cm de capacidad. Añadimos sobre ésta una cucharadita de nutella, y terminamos de rellenar el molde hasta unas 3/4 partes de la capacidad del mismo. Por último, decoramos con unas pepitas de chocolate por encima.  

Horneamos las magdalenas a 210 ºC entre 14 y 16 minutos aproximadamente. Durante este tiempo puedes ir observando como va subiendo la masa, es muy divertido. 

Consejo: Cuando terminen de hacerse no abras el horno inmediatamente, apágalo y espera unos 15 minutos con el horno cerrado. Cuesta resistirse, porque el olor que desprende llama a abrir el horno corriendo y deleitar una maravillosa magdalena, pero la espera merecerá la pena. 

Puedes acompañar las magdalenas con un buen café para el desayuno, la merienda o como tentempié, cualquier excusa es buena. 



Fuente de inspiración | Xavier Barriga, La caja de las Magdalenas


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada